Premian a Wiñaypacha y a Los ojos del Camino

En el primer Festival de Cine Peruano en Lenguas Originarias.

TRUJILLO, PERÚ. Las producciones cinematográficas Wiñaypacha y Los ojos del Camino fueron premiadas con el Pato Guerrero Muchik durante el Primer Festival de Cine Peruano en Lenguajes Peruanas, desarrollado en la ciudad de Trujillo, a iniciativa del cineasta nacional Roger Neyra.

La categoría ficción el premio fue para Wiñaypacha, un largometraje minimalista, intimista y contemplativo, pues a medida que avanza el relato va ganando en intensidad emocional ante la situación de abandono y la acumulación de infortunios que sufren sus dos personajes, principales.

Cineasta Cristina Leiva y el astrólogo Lázaro Molero Carrillo

En este filme, el productor Oscar Catacora, logra que sus dos personajes no actores alcancen una presencia conmovedora, con imágenes fascinantes de gran factura fotográfica y un excelente trabajo sonoro.

A su vez, en la categoría Documental, Rodrigo Otero Heraud, se hizo con el premio con Los ojos del Camino, por su gran poética a través de la que expresa los sentimientos de la cultura Andina hacia la Madre Tierra, y una búsqueda para un entendimiento más profundo de la naturaleza. En este viaje, el personaje reflexiona acerca de la vida como un proceso en el que nuestro corazón y el amor por la tierra deben ser las voces que guíen nuestros pasos en el camino de nuestras vidas.

El jurado calificador creyó conveniente otorgar una mención honrosa a Las hijas del Nantu, por su crudeza en el relato, con testimonios dolorosos de las mujeres Awayjun, visibilizando la psicología de ellas mediante sus testimonios, con lo cual desarrolla la enseñanza y valor de los cantos Anen, en peligro de desaparición, y que merecen rescate por su poder pacificador.

Cortos de ficción

Así mismo, en Cortos de Ficción, el premio fue para Darikiken, de Hugo Pepper Guevara, con una propuesta estética de su fotografía, mostrando el impacto cultural y medioambiental que genera la deforestación y otros delitos que atentan contra los pueblos indígenas de nuestro país.

En premio a mejor corto documental fue para Raomis Ainbo, de Gabriela Delgado Maldonado, quien revalora la importancia cultural de las plantas medicinales en las comunidades indígenas y destaca el papel de la mujer en este proceso de reivindicación de las tradiciones, las creencias y la cosmovisión de su pueblo.

También otorgó mención honrosa a El dolor no desaparece, de la Federación de Mujeres Quechuas Fepromuq Y Chirapaq, Centro de Culturas Indígenas del Perú, por su adecuado abordaje de la violencia política y social de una etapa de la historia de nuestro país, y cómo esta ejerció y ejerce influencia sobre las mujeres.

Los miembros del jurado de largometrajes fueron el arqueólogo Régulo Franco Jordán, la actriz María Angélica Vega y el cineasta Cristian Leiva. Y en cortos la gestora cultural Rosa Benites Goicochea, el documentalista Fernando Torres Salvador y el productor José Antonio Ulloa Cueva.

Guido

Comunicador, especialista comunicación estratégica, comunity managaer, fotoperiodista de viajes, autor del libro "Más allá de los destinos".

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *