Cefop forma profesionales de alta calidad

  • Tienen su propio hotel y restaurante donde desarrollan sus habilidades y destrezas. Cuenta con lo último de la tecnología en equipos de cocina.

TRUJILLO, PERÚ (Por: Hernán Flores Rodríguez). Es probable que cuando haya acudido a un reconocido restaurante trujillano para disfrutar de un suculento desayuno, almuerzo o cena se haya percatado de la atención personalizada y cálida que le ofrecen singulares personajes vestidos de blanco con una inscripción en el costado izquierdo de su chaqueta que se lee: Fe y Alegría 57 – Cefop. Su modelo de formación es único en el país, pues se sustenta en la corriente pedagógica basada en la teoría del conocimiento constructivista. Los estudiantes del Cefop se forman “haciendo y produciendo en condiciones reales de trabajo”.

Su formación está orientada a brindar atención de calidad y calidez al público, entre ellos, los turistas nacionales e internacionales. Son jóvenes liberteños que estudian en el local ubicado en el centro histórico, un instituto de formación público que ofrece las carreras de Administración de Hoteles y Restaurantes, así como de Cocina. Es una de 11 unidades operativas que conforman esta institución de formación superior en La Libertad y Cajamarca.

Teniendo en cuenta que el turismo es una actividad importante en nuestra región, el Cefop orienta la formación de sus estudiantes en esa dirección. De ahí que sus egresados han ganado espacio en empresas importantes de operación turística. Ah, pero alcanzar esos logros no es nada fácil al ser el único instituto público en el país que certifica la calidad de su enseñanza, pues desde el 2016 cuenta con la certificación de calidad ISO 9001.

Filosofía formativa

“Aprender haciendo y produciendo en condiciones reales de trabajo” es la mística que profesa la institución de educación superior Fe y Alegría 57 – Centro de Formación Profesional (Cefop) La Libertad como estrategia metodológica para el desarrollo de competencias de los estudiantes.

El docente de Cocina Peruana e Internacional, José Oscar Ramírez Bernal, refiere que del Cefop egresan profesionales comprometidos con la carrera, afirmación que -dice –  lo hace en función a las referencias de las empresas que acogen a los egresados.

“Aquí se forman con lo último de la tecnología y en coordinación permanente con el empresariado trujillano. Estamos pendientes de sus requerimientos para reforzar la formación de los estudiantes”, precisa.

El especialista explica que la cocina experimenta innovación constante y los estudiantes fortalecen sus conocimientos en procesos culinarios estandarizados, puesta a punto, técnicas de cocina molecular, uso de hornos a convención y termostatos de inversión, entre otras acciones que exige la modernidad y la tecnología.

Nancy Achata Pérez, docente de hotelería y servicios turísticos tiene confianza en sus egresados. “Buscamos que el estudiante tenga mente emprendedora, que termine de estudiar y genere su propia empresa.Los egresados tienen ventajas comparativas porque se forman con la metodología haciendo y produciendo, de ahí que con facilidad se insertan en el mercado laboral”.

Jóvenes practican y trabajan en las principales empresas operadoras de turismo de Trujillo y el país.

Para el docente de restaurante y bar, Víctor Valverde Valencia, un aspecto importante en la formación de los estudiantes es la práctica de valores y actitudes.

“Los egresados deben ser capaces de responder a las necesidades del mercado en cuanto a responsabilidad, compromiso, honestidad y trabajo en equipo. Reciben toda la teoría necesaria y algo que marca la diferencia en esta institución, es que aprenden haciendo y produciendo. Ponen en práctica todo lo que se enseña en el aula en condiciones reales de trabajo. Las empresas reconocen el desempeño eficiente de nuestros egresados”, advierte.

Su formación académica se da en constante coordinación con el empresario, a fin de ajustar los perfiles profesionales de acuerdo a la demanda del mercado

Hablan los estudiantes

María Estela Agreda Centeno (segundo año de cocina) aspira a viajar por el mundo en un crucero para ganar dinero y luego regresar a Trujillo para instalar su propio restaurante.

“Nuestra formación está orientada a brindar una buena atención al turista. Preparamos potajes de acuerdo al requerimiento de los visitantes. Si solicitan algún plato innovador también lo preparamos con esmero y responsabilidad. La buena formación académica que recibimos, sumado a nuestras prácticas en los mejores restaurantes trujillanos, garantizan nuestro desempeño en cualquier escenario”, asegura Ágreda Centeno.

En los mejores restaurantes

Diego Armando Cruz Rivera (segundo año de Cocina) tiene confianza que la formación que recibe en el Cefop porque le garantiza su éxito a futuro.

“Nos enseñan cómo tratar y atender a los turistas, las costumbres y preferencias en el arte culinario peruano y de otros países. De ahí que aprendemos cocina peruana e internacional. Durante nuestra preparación nos formamos en un restaurante propio y después de cada año de estudios hacemos prácticas en empresas externas. He tenido la suerte de trabajar en Costa del Sol, El Paisa y El Mochica, donde he complementado mi formación práctica en condiciones reales de trabajo, tal como nos inculcan en nuestra casa superior de estudios”, enfatiza Cruz Rivera.

Guido

Comunicador, especialista comunicación estratégica, comunity managaer, fotoperiodista de viajes, autor del libro "Más allá de los destinos".

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *