Editan libro sobre entierros después de los moches

“Cerro Blanco, Mirador Sur” es el título del libro que acaba de publicar el arqueólogo trujillano Daniel Castillo Benítez, en la que aborda las nuevas modalidades de entierros de niños después del reino Moche.

Cerro Blanco se ubica junto a la Huaca de la Luna y se le considera un apu tutelar de la civilización que se asentó aquí durante el periodo Moche.

El autor explica que su investigación abordó los entierros de los niños durante el fenómeno El Niño alrededor de los años 800 después de Cristo, posterior a la vigencia de la cultura Moche.

Asegura que estos pobladores dejaron de lado a los dioses moches y varían la modalidad de los entierros, es decir que no se les coloca cerámica y en fosas, lo cual indica que lo hicieron con premura, ya que fueron dejados uno sobre otro y a tan solo 20 centímetros de la superficie, con dirección hacia el este.

A diferencia de la época Moche, estos cadáveres de niños no estaban echados, sino sentados y eso no permite diferenciar uno de otro.

“Los infantes pudieron morir por las consecuencias de los fenómenos hidroclimáticos, en razón a las goteras observadas en uno de los cortes. El direccionamiento y la colocación de los cuerpos nos manifestarían cambios en la cosmovisión y percepción diferente de ver el mundo, así como del abandono a los dioses moche”, sostiene.

El editor Felipe Carrión sostiene que este libro aporta a la historia de nuestra cultura regional, producto de las investigaciones de Castillo Benítez en una extensión de 69 metros de largo por 38 de ancho, en la campiña de Moche.

 

COMPARTIRShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Guido

Comunicador, especialista comunicación estratégica, comunity managaer, fotoperiodista de viajes, autor del libro "Más allá de los destinos".

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *