Declaran de interés nacional arte rupestre de áreas naturales peruanas

LIMA, PERÚ. Hoy se publicó la Ley 30671 que declara de interés nacional la investigación, conservación y puesta en valor del arte en roca ubicado en siete áreas naturales protegidas por el Estado, ubicadas en los departamentos de Cajamarca, Amazonas, y San Martín.

Se trata del Parque Nacional de Cutervo, del Santuario Nacional Tabaconas Namballe y del Bosque de Protección de Pagaibamba (Cajamarca), del Santuario Nacional Cordillera de Colán, del Refugio de Vida Silvestre Bosques Nublados de Udima y de la Reserva Comunal Chayu Nain (Amazonas); y del Bosque de Protección de Alto Mayo (San Martín).

Según la norma aprobada por el Congreso de la República y promulgada por el Ejecutivo, los Ministerios de Cultura y de Comercio Exterior y Turismo, en coordinación con el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), y los Gobiernos Regionales de Cajamarca, Amazonas y San Martín, de conformidad con sus competencias y funciones, dispondrán las acciones pertinentes para las actividades de la investigación respectivas.

Parque Nacional de Cutervo

El Parque Nacional Cutervo es la primera área natural de esta categoría establecida por el Estado Peruano, el 20 de setiembre de 1961, y ampliada el 6 de agosto del 2006 por Ley 28860.

Está ubicado en la provincia de Cutervo circunscrito sobre los distritos de San Andrés de Cutervo, Santo Tomas, Pimpingos, Santa Cruz de Cutervo, Callayuc y Santo Domingo de La Capilla, colinda con los distritos de Cutervo y Socota, en el departamento de Cajamarca. Tiene una extensión de 8,214.23 hectáreas.

Su atractivo principal es la cueva de los Guácharos, ubicada a una hora de caminata desde la localidad de San Andrés. En esta cueva habita la colonia de una especie de ave nocturna llamada guácharo y en el riachuelo que recorre estas cavernas vive el bagre de las cavernas.

El Parque también alberga especies amenazadas de fauna silvestre, como el jaguar, el tigrillo, el oso de anteojos, la nutria, el gato silvestre, el tapir de altura, el pilco o quetzal de cabeza dorada y el gallito de las rocas. El objetivo principal de esta área natural es la protección de su flora y fauna, así como la conservación de la belleza escénica de la Cordillera de los Tarros.

La zona es considerada como zona prioritaria para la conservación de la diversidad biológica del Perú y como zona prioritaria para la conservación de mamíferos. Se encuentra al extremo sur de los páramos tropicales, protegiendo las nacientes más altas de la cuenca del Marañón, en la región Cajamarca.

En Cutervo se encuentra desde impenetrables bosques de neblina hasta fríos páramos andinos, que a su vez son los últimos conservados en la región de Cajamarca (además de ser el hábitat del oso de anteojos). Adicionalmente, su presencia permite proteger las nacientes de las siete cabeceras de cuencas, principalmente en la Cordillera de Tarros, fundamentales para la conservación de las zonas bajas.

Santuario Nacional Tabaconas Namballe

El Santuario Nacional Tabaconas Namballe está localizado en los distritos de Tabaconas y Namballe, en la provincia de San Ignacio, departamento de Cajamarca. Su extensión es de 32,124.87 hectáreas y conserva un ecosistema único y poco frecuente en el Perú: el páramo.

Además, busca proteger a dos especies seriamente amenazadas en el ámbito nacional: el oso de anteojos (Tremarctos ornatus) categorizado en peligro y el tapir de altura (Tapirus pinchaque) categorizado en peligro crítico; y las cuencas de los ríos Tabaconas, Miraflores y Blanco.

El Santuario Nacional Tabaconas Namballe protege el páramo más austral de los Andes, el cual se diferencia de la puna por contener pajonales y matorrales muy húmedos y cubiertos casi permanentemente por neblinas. Asimismo, el páramo también se diferencia de la puna por su fauna de origen amazónico y no andino-patagónico como el resto.

El relieve del Santuario Nacional es predominantemente montañoso. En las partes altas se observan afloramientos rocosos desnudos y laderas sumamente escarpadas, sin embargo, también existen zonas onduladas y planas.

A partir de los 1,300 metros sobre el nivel del mar las pendientes van de moderadamente inclinadas a empinadas. Arriba de los 2,000 metros de altitud se encuentra altas pendientes fusionadas con bruscas extensiones de peñas y muros escarpados.

Además de sus características ecológicas singulares, esta área natural protege una alta diversidad biológica y una zona con una belleza paisajística excepcional. Los páramos son un ecosistema especial y complejo ubicado altitudinalmente entre el bosque montano y las nieves perpetuas con un clima de cambios bruscos diarios. Están presentes, en forma discontinua, desde Venezuela hasta el norte del Perú. En este santuario natural se protege también tres especies principales de la familia de las podocarpáceas que son las únicas coníferas de Sudamérica.

Bosque de Protección de Pagaibamba

El Bosque de Protección de Pagaibamba (BPP) está ubicado en el distrito de Querocoto en la provincia de Chota, departamento de Cajamarca; y tiene una extensión de 2,078.38 hectáreas.

Los principales objetivos del bosque de protección son: garantizar el normal abastecimiento de agua para uso agrícola y consumo humano de los distritos de Querocoto, Llama y Huambos; conservar los suelos, proteger la infraestructura vial, centros poblados y tierras agrícolas; y proteger el bosque como factor regulador del ciclo hidrológico y climático de la zona para evitar la sedimentación de los ríos.

En su interior se encuentran diversas laderas escarpadas, interrumpidas por una serie de bellísimas pequeñas quebradas. Los bosques de Pagaibamba son importantes también por conformar hábitats de especies de serranía esteparia y puna.

Pagaibamba se encuentra en el área de influencia de Pacopampa, un sitio único e importantísimo, con cerca de 3,000 años de antigüedad. Según algunos estudios, este lugar se desarrolló incluso antes que la cultura Chavín, con la cual está definitivamente emparentada. Es sabido que se esconden aún varios sitios antiguos y misteriosos dentro del bosque a la espera de

Cerca de la zona, los incas plasmaron su legado en las obras arquitectónicas de Huambos, lugar que se encontraba en medio del sistema vial incaico, es decir, el Qhapaq Ñan.

Santuario Nacional Cordillera de Colán

El Santuario Nacional Cordillera de Colán está ubicado en los distritos de Aramango y Copalín, en la provincia de Bagua, y en el distrito de Cajaruro, en la provincia de Utcubamba, ambas provincias pertenecientes al departamento de Amazonas. Tiene una extensión de 39,215.80 hectáreas y comprende una muestra de los bosques montanos o yungas del norte del Perú, en sus tres pisos altitudinales: premontano, montano bajo y montano.

Como resultado de una combinación de aspectos climáticos y geomorfológicos locales, gran parte de estos bosques corresponden al bioma de bosques de neblina o ceja de selva. Esta zona es de gran importancia por ser un lugar prioritario para la conservación y por tener una alta capacidad generadora y reguladora de agua de los bosques de neblina.

La Cordillera de Colán comprende la cuenca alta del río Shushug, principal afluente del río Chiriaco, que abastece de agua a las poblaciones de Sukutín, Betel Jayais y Shushug entre otras. La calidad de sus aguas favorece una ictiofauna medianamente abundante que es aprovechada por los pobladores aguarunas.

En ella también se originan la gran mayoría de afluentes de la margen derecha del río Utcubamba, de los cuales dependen un sinnúmero de centros poblados y unidades agropecuarias (especialmente de arroz) de los distritos de La Peca, Copallín, Aramango, Cajaruro, Shipasbamba, La Florida, Yambrasbamba, Bagua.

Esta parte del país tiene una importancia biológica única, puesto que se ha determinado que en ella se protege especies biológicas únicas. Es por eso que el lugar ha sido catalogado como un sitio prioritario de conservación.

Refugio de Vida Silvestre Bosques Nublados de Udima

Esta área natural protegida tiene una extensión total de 12,183.20 hectáreas y está conformado por tres sectores denominados sur, centro y norte. Fue creado en julio del 2011 con el objetivo de conservar los últimos relictos de bosques nublados montañosos de la vertiente occidental del norte de los andes peruanos y sus ecosistemas asociados, como los bosques secos de montaña-matorrales y jalca.

Su Plan Maestro cuenta con objetivos estratégicos en el periodo 2015 al 2019, como reducir la deforestación ocasionada por el cambio climático de uso del suelo en los bosques nublados y detener la degradación ocasionada por efecto de las actividades humanas en los ecosistemas bosques nublados, bosques secos de montaña-matorrales y jalca.

También busca promover actividades económicas sostenibles en la zona de amortiguamiento y donde sea factible al interior de esta área natural protegida, así como ordenar aquellas preexistentes en el interior del refugio de vida silvestre y conservar los sitios arqueológicos que se encuentren dentro del área protegida.

Reserva Comunal Chayu Nain

Está ubicada en los distritos de Aramango e Imasa, en la provincia de Bagua y en el distrito de Cajaruro, provincia de Utcubamba, departamento de Amazonas. Su extensión es de 23,597.76 hectáreas y comprende una muestra de los bosques montanos o yungas del norte del Perú.

Como resultado de una combinación de aspectos climáticos y geomorfológicos locales, gran parte de estos bosques corresponden al bioma de bosques de neblina o ceja de selva. Esta zona es de gran importancia por ser un lugar prioritario para la conservación y por tener una alta capacidad generadora y reguladora de agua de los bosques de neblina.

Bosque de Protección de Alto Mayo

Abarca territorios de las provincias de Rioja y Moyobamba en el departamento de San Martín. Su extensión es de 182,000 hectáreas y tiene como finalidad proteger las cuencas hidrográficas, vegetación boscosa, vida silvestre y los valores paisajísticos de la zona para promover el turismo, la recreación, la educación, la investigación, a fin de generar beneficios para los pobladores locales.

Esta área natural protegida posee paisajes únicos y una alta diversidad biológica. Las pendientes pronunciadas de sus bosques nubosos o de neblina, fuentes naturales de conservación de recursos hídricos de las cuencas, son idóneas para la preservación de la vida silvestre y el manejo de sus valores escénicos y científicos.

En el Bosque de Protección Alto Mayo habitan desde comunidades indígenas aguaruna y Awajún, y desde fines de la década de 1970 se multiplicó el flujo migratorio de colonos facilitado por la construcción de la carretera Fernando Belaunde, que atraviesa el bosque de protección.

COMPARTIRShare on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Guido

Comunicador, especialista comunicación estratégica, comunity managaer, fotoperiodista de viajes, autor del libro "Más allá de los destinos".

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *