Huiquilla, la selva que esconde otro Kuélap

Perú_ Ahora que el viaje a Kuélap se acortó con la implementación del teleférico, los turistas tienen mucho más tiempo para recorrer la imponente ciudadela Chachapoyas y, de paso, conocer otros atractivos turísticos de la zona.
Pueden visitar, por ejemplo, el poblado de María, gozar la gastronomía local en sus buenos restaurantes y realizar un recorrido por el vecino Área de Conservación Privada de Huiquilla.
Se trata de uno de los escasos espacios en la región Amazonas donde el hombre no ha construido ni sembrado nada. Y lo más sorprendente es que en plena caminata surgen muros circulares, escalinatas, antiquísimas veredas cubiertas por vegetación. Y es que las selvas de Huiquilla esconden una ciudadela perdida muy similar a la de Kuélap. La diferencia es que aquí el visitantes dejan de ser un simple turistas para convertirse en expedicionaros y descubridores.
Huiquilla fue parte de una hacienda que perteneció a la familia La Torre. Nueve hermanos heredaron el fundo de casi 1.200 hectáreas y decidieron no dedicarla a la agricultura y ganadería. “Apostamos por la conservación –añade don José La Torre–el setenta por ciento está dedicado a conservar sus bosques de neblina y sus páramos de pajonal o jalca”.
Ahora que pasaron las lluvias resurgió la idea de construir albergues, un sistema de canopy y un parque temático para hacer más atractivo el lugar. La zona también es la delicia de aficionados a la naturaleza, por sus enorme variedad de orquídeas, hongos multicolores, árboles y arbustos. Entre la fauna local destacan las aves, osos de anteojos, pumas, venados y armadillos.(LaRepublica)

COMPARTIRShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *