Parejas derrochan energía en concurso de marinera

Trujillo, Perú. Niños, adolescentes, jóvenes y adultos, no importa la edad, todos experimentan la misma emoción, el mismo entusiasmo cuando la banda de guerra del Ejército interpreta las temas oficiales y ellos se encuentra en su casillero, en la pista de baile. No solo se trata de ganar el concurso, que también es muy importante, sino de la energía que corre por su piel cuando escuchan esa música.
Esa energía que los eleva casi al éxtasis y que la multiplican con sus movimientos espiralados, lo cual hace que esa energía fluya y a medida que se desplazan la emoción se acrecienta, en busca de la raíz de la vida, matizando la sensualidad y coqueteo que deslumbra a las mujeres en cada vuelta que dan cimbreando la cintura. Su pareja le corresponde con su garbo imponente, pero con mucha displicencia y cadencia. Esta danza es un preludio al amor, a la unión hacia el espiral de la vida.
Este ambiente se vive durante casi una semana que dura el Concurso Nacional Mundial de Marinera que se desarrollo todos los años en el Coliseo Cerrado Gran Chimú de Trujillo, organizado por el Club Libertad.
Esa una fiesta tradicional a la que concurren familias completas procedentes de otras ciudades del país y el extranjero solo con el afán de disfrutar de este espectáculo único en el norte del Perú y que se ha convertido en un icono de la identidad de los trujillanos.

COMPARTIRShare on Facebook6Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Guido

Comunicador, especialista comunicación estratégica, comunity managaer, fotoperiodista de viajes, autor del libro "Más allá de los destinos".

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *